El Guggenheim de Bilbao es un museo que acoge muestras de arte contemporáneo. Este edificio fue diseñado por el arquitecto canadiense Frank Guery y pertenece a la Fundación Solomon R. Guggenheim.
Las negociaciones entre la fundación y los organismos vascos comenzó en el año 1991, al año siguiente se había llegado a un acuerdo y se había contratado a Ghery para que proyectara el edificio. Fue finalmente inaugurado en el año 1997 y desde entonces recibe más de un millón de visitas anuales.
El Guggenheim ha supuesto un elemento revitalizante fundamental para la región. Las zonas aledañas al museo se han rediseñado y sirven de apoyo al conjunto museístico.
El museo consta de formas curvilíneas recubiertas de piedras calizas, cortinas de cristal y planchas de titanio. Cuenta con un espacio de 24.000 m2 de los que aproximadamente la mitad están destinados a las distintas exposiciones que alberga.
Responsables del diseño afirman que no existe un solo espacio plano en toda la obra, esto tiene su importancia debido al carácter orgánico que se quería imprimir a la obra, sabemos que en la naturaleza no existen las formas rectas, por lo que el arquitecto quiso transmitir esta característica de la naturaleza a su obra arquitectónica.
Para desarrollar el proyecto, el arquitecto trabajó con cientos de maquetas realizadas a mano, de esta manera pretendía tener una visión total del conjunto del edificio. Posteriormente su equipo trasladaba la idea de la maqueta a un programa informático diseñado por la Agencia Espacial Europea.
El interior del edificio es infinitamente más sencillo que su apariencia exterior, si bien también cuenta con formas curvas. Guarda tres plantas diferentes y cuenta con un sótano cerrado al público.
Para su recubrimiento exterior se utilizó una aleación de Zinc y titanio, un material que el arquitecto aseguraba que se correspondía con el cielo de Bilbao, aunque acabó por ser infinitamente más caro que otros materiales como el aluminio.
Son muchas las instalaciones que ha albergado, entre las permanentes destacan “Mamá” de Louise Bourgeois y “Puppy” de Jeff Koons, una araña y un perrito gigantes respectivamente.
La construcción sufrió duras críticas en su origen, si bien la mayoría de ellas se vieron apagadas por el enorme éxito que tuvo el recinto, tanto a nivel arquitectónico como artístico. Con el tiempo el museo Guggenheim de Bilbao se ha convertido en un icono de la cultura vasca y española.
Estos son los datos más interesantes acerca del museo Guggenheim de Bilbao, si tienes alguna duda o sugerencia puedes escribirnos un comentario en nuestro blog.

LEAVE A REPLY:

(this will not be shared)
(optional field)

No comments yet.