La construcción de templos católicos ha pasado por muchas fases a lo largo de los siglos desde que esta religión comenzara a realizar sus primeros ritos, celebrados en catacumbas romanas poco apropiadas para este tipo de menesteres. Estos siglos nos han dejado una gran cantidad de construcciones bizarras, pero pocas como Nuestra Señora de la Paz de Yamusukro, un templo que nos hace reflexionar acerca de la levedad del ser humano, incluso si más allá de la vida existiera un ser todopoderoso que nos rescatara de esta podredumbre y de construcciones semejantes.