Todas las ciudades importantes del mundo tratan de definirse por medio de un edificio emblemático, en el caso de la Ópera de Sidney podría decirse que es el edificio el que define la ciudad, hasta el punto que el edificio fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1973.
Fue diseñado por el danés Jorn Urtzon en 1957 y terminado 16 años después, en 1973. El edificio alberga funciones de ópera, teatro y ballet en la actualidad, siendo el punto cultural central del Estado de Nueva Gales del Sur.
El estilo del edificio es expresionista y representa una construcción llevada cabo en forma de concha, siendo sus partes prefabricadas en forma de semiesfera. Uno de los datos más curiosos del edificio es que su consumo de energía es similar al de una ciudad de 25.000 personas. La parte exterior está recubierta de miles de pequeñas placas de azulejo blanco, lo cual le da ese aspecto tan característico.
El interior está construido con granito rosa extraído de una cantera de un estado de la india, recubierto en parte con madera y contrachapado de la zona de Nueva Gales. Entre su estructura interior encontramos cinco teatros, cinco estudios de ensayo, dos salas principales, varios bares, restaurantes y tiendas de recuerdos. En total la ópera cuenta con más de 800 ambientes diferentes.
Hasta los años 40 las actividades culturales de la ciudad se celebraban en el palacio del ayuntamiento de Sidney, que comenzaba a resultar insuficiente, por lo que se convocó un concurso público con el que comparar ideas de todo el mundo. 233 proyectos compitieron siendo el elegido el proyecto de Jorn Urtzon.
Catorce años contemplaron la ejecución del proyecto en la bahía de Sidney, llevado a cabo en tres etapas. En este tiempo el arquitecto principal fue despedido debido a los sobrecostes del proyecto y a la mala colaboración entre las distintas partes que componían la construcción.
El diseño del arquitecto danés abrió el camino a la construcción geométrica de edificios y revolucionó la alta arquitectura para siempre. Muchos auditorios modernos tomas como ejemplo el diseño del auditorio australiano, en España podemos comprobar su influencia en el auditorio de Tenerife.
Finalmente el patronato responsable de la ópera de Sidney aceptó colaborar con el arquitecto original y actualmente existe una sala llamada Jorn Urtzon en conmemoración del diseño original.
Si conoces algún dato curioso acerca de este edificio mítico puedes dejárnoslo en nuestra sección de comentarios.

LEAVE A REPLY:

(this will not be shared)
(optional field)

No comments yet.