Pocos conjuntos arquitectónicos son tan conocidos y visitados como la Basílica de San Pedro del Vaticano, este conjunto de edificios son desde hace quinientos años la sede papal y centro de culto católico.
La basílica, el espacio principal del edificio, es el mayor espacio interior de una iglesia cristiana en todo el mundo con 193 metros de longitud y más de dos hectáreas de superficie. Han existido iglesias en esta zona desde el siglo IV ya que tradicionalmente se ha identificado este lugar con el sitio en el que fue enterrado San Pedro, el que fuera primer obispo de Roma y primer pontífice.
Julio II comenzó a proyectar esta obra y en el año 1506 comenzó su construcción, exactamente 120 años más tarde se dio por finalizada esta obra de ingeniería muy avanzada para la época. Bramante, Bernini o Miguel Ángel fueron algunos de los principales artífices de la obra, algunos de los mejores artistas y arquitectos del Renacimiento y el Barroco.
Bramante fue el primero de los arquitectos que llevó a cabo el comienzo de la obra. La cúpula, inspirada en la que aún puede verse en el Panteón de Agripa, iba a ser sostenida por un crucero. Para comenzar las obras fue necesario derribar una iglesia paleocristiana, lo cual provocó grandes críticas debido a la importancia de su construcción. Una de las principales consecuencias históricas de la construcción de la basílica fue la concesión de bulas papales que se entregaban a cambio de dinero para financiar la obra, tanto se insistió en esta forma de financiación conocida como simonía que provocó la reforma protestante que, entre otras cosas, criticaba el intercambio de beneficios espirituales a cambio de dinero.
Rafael fue el siguiente arquitecto, su primera medida fue cambiar el primer plano octogonal por la típica cruz latina que se utilizaría a lo largo de los siglos en las iglesias comunes. Miguel Ángel Buonarrotti se hizo cargo de las obras a continuación, sus aportaciones fueron muchas pero la principal fue la construcción de la cúpula sobre el lugar exacto en el que se cree que estaba la tumba de San Pedro.
La basílica fue finalizada en el año 1626, aunque su parte estructural, ya que quedaban muchos detalles por finalizar. Bernini proyectó la plaza de San Pedro con toda su decoración. Entre las obras que guarda San Pedro del Vaticano se encuentra La Piedad de Miguel ángel, que por sí sola justifica nuestra presencia en este universo.
Estos son algunos datos acerca de la historia y construcción de la basílica de San Pedro en el Vaticano, si quieres dejarnos alguna sugerencia puedes escribirnos un comentario en nuestro blog.

LEAVE A REPLY:

(this will not be shared)
(optional field)

No comments yet.